1/11/10

George Lynch

Llevo bastantes días descolgado del blog, inmerso entre el trasiego de mi rutina diaria, mis hobbies guitarreros y una futura paternidad que promete cambios en mi más immediato futuro, así que de momento, algunas cosas se tendrán que quedar aparcadas en el tintero...

Las futuras actualizaciones no podrán ser tan seguidas, pero prometo estar aquí cuando la vida y los pañales me lo permitan...En fin, he estado aprovechando los pocos ratos libres para practicar cómo un loco con la guitarra y emular en lo posible al señor al que le dedico este post...Mr. Scary George Lynch.

¿Mi guitarrista favorito? Pues, seguramente...Seguro que los hay más técnicos, pero creo que pocos guitarristas son tan 80´s en su sonido y manera de tocar...Seguramente, lo que más me ha llamado la atención de él, es que siempre ha reconocido que es un auténtico analfabeto musical, que no sabe de partituras, ni técnicos depuradas ni historias y que siempre ha defendido el auto-aprendizaje a base de tocar y tocar, cómo única manera de memorizar notas, sonidos y hacer un buen oído...Eso, para mí, que venga de todo un guitar-hero son palabras mayores y me demuestra que la práctica hace maestros y está por encima de la teoría.

Su trayectoria con Dokken hasta la edición del Beast From The East es absolutamente ejemplar, ni un disco malo, montones de canciones legendarias y sólos marca de la casa a toneladas...Después, lo de siempre, los egos que acaban con tantos grupos...Choques con Don Dokken, sus audiciones con la banda de Ozzy, y el inicio de una trayectoria en solitario y con su grupo Lynch Mob que lo han relegado al olvido del mainstream y el recuerdo de los nostálgicos...

Lamentablemente, no creo que un tipo como George Lynch tenga nada que ofrecer a la música en el 2010, simplemente ser él mismo y reivindicar toda la buena música que hizo en el pasado.

Os dejo algunos videos, el primero muy bueno, en el que dos analfabetos musicales (¡George llega a comentar que es incapaz de enseñar la escala mayor!) apabullan al personal con su técnica poco ortodoxa y su creatividad. De los otros, decir que me encanta el solo de Unchain The Night, seguramente mi favorito de su etapa con Dokken.










4 comentarios:

ROCK´N ROLL OUTLAW dijo...

AMigo, ¡cuánto tiempo! Felicidades por tu paternidad. George Lynch... no sabía que había hecho audiciones para Ozz... Desde luego hasta el directo al que te refieres, una carrera sólida como pocas.

¡Saludos!

DJ Fucker dijo...

Felicidades por tu paternidad, yo también espero un hijo.

Para mí, el solo de George Lynch en "Heaven Sent" es de mis favoritos de la historia, junto con el de "Sweet Child O' Mine" o el "No More Tears" de Zakk Wylde...

Tyler Durden dijo...

Outlaw...De hecho audicionó dos veces una durante la formación de la banda, quedándose su puesto Randy Rhoads y la otra, después de la muerte de éste, siendo finalmente Jake E. Lee el elegido.

DJ, Heaven Sent o Kiss of Death también tienen grandes solos, pero esto es cómo todo, no sé por qué pero mi preferido es el de Unchain the Night...

Gracias por las felicitaciones a los dos y a ver si puedo seguir escribiendo con frecuencia por aquí!!!

Saludotes,

Anónimo dijo...

George Lynch es uno de mis guitarristas preferidos. Como dicen su sonido es 80´s total.
Sus técnicas de guitarra que incluyen vibrato jerk off, armónicos artificiales(sacados de cualquier sitio) su stacatto, y sus agrupaciones de 5,7, y 9 notas por poner un ejemplo (a diferencia de seiscillos que era lo normalmente empleado), le hacían un guitarrista con un estilo muy peculiar.
Desgraciadamente y después del "Wicked Sensation"(disco que en mi opinión tiene uno de los mejores sonidos de guitarra), este señor murió como guitarrista. Digamos que se le acabó la brillantez y originalidad. Una pena, pero es cierto.
Uno de mis solos preferidos es el de la canción "Night by night" del album "Back for the attack", pero también me gusta el solo de "Dream Warriors".
Desgraciadamente tuve la poca fortuna de gastarme un dinero en una entrada para verle con Lynch Mob hace unos dos meses en la sala Heineken en Madrid, y cual fue mi desilusión al comprobar que mis espectativas eran ciertas. De este músico no queda nada, bueno, mejor dicho, si que queda un enorme ego, el cual es inversamente proporcional a su forma de tocar actualmente, es decir, poca técnica igual a mucha chulería.
Por ello no puedo estar más de acuerdo con el autor del artículo, en lo que se refiere a que esta persona no tiene más que ofrecer a la música.
Saludos.